j

Ahora mismo no soy capaz de decir si estaba bien o mal el “espectáculo” que me rodeaba. En un circo…juro que así me sentía…o me siento. Juraría que el Calendario había retrocedido varios lustros. ¿Dolor, ridiculez, ganas de joder….traición, monólogos ensayados? ¿qué era todo aquello para lo que no me había preparado? Yo no quiero eso…nunca lo he querido…no voy a luchar jamás para ser parte de esas escenas. ¡Me obligaron!

¿Por qué? No me toca a mi juzgar…soy Licenciado en Derecho…no juez y menos Dios. Soy profesor…humano…soy Yuliesky….y eso es suficiente.

Es cierto: Hoy no soy yo el protagonista y reconozco que mi mañana es incierto…puedo estar ahí por cualquier motivo y entonces nada valdrá en mi defensa. ¿Miedos? Ya lo decía hace algún tiempo: Mis miedos van más allá de un simple espacio sin luz.

¿Ahora qué sigue? Sencillo, entre el decir y el hacer, elijo el silencio. ¡Perdón a mis amigos! Ustedes sin son valientes porque no conocen el sabor de callar cuando las ganas de gritar sobran. ¡Quizás algún d

ía pueda decir más! Hoy me pueden recriminar, están en su derecho…no merezco la condición de Bloguero si es que en algún momento la he tenido.

¿Saben? no puedo…no debo…no me dejan…me lo prohíben…corro el riesgo de desaparecer y perderlo todo. ¿Todo? De nada vale el pasado cuando el presente pesa y viene acompañado con mandatos de “otro nivel”. ¿Otro nivel? Mejor dejarlo ahí…prefiero que interpretes cualq

uier cosa y al final pueda defenderme, a tener que facilitarte mi alegato de autodestrucción.

¡Un circo! De los peores que he visto…no tuve que comprar entradas, fui invitado a contemplar todo aquello. ¡Estúpida gente! De ponerme una nariz roja y un par de zapatos grandes actuaría mejor que ellos. ¡Por lo menos las risas serían causadas por otras “cuestiones”!

Welcome to a cirque…no necesitas invitación

Anuncios