Ayer fue un excelente día para abrazar o tomar cervezas. Las cervezas ya sé dónde las venden. Los abrazos, aunque supe dónde encontrarlos, preferí dejarlos allí. En un final, los deseos de ser abrazado, no duran siempre, como tampoco el impulso de emborrachar el alma y mitigar las penas. Un amigo me aconsejó hace unos días descorchar una botella…Apenas recuerdo el arte de quitar corchos…al menos ahora mismo paso mucho trabajo para hacerlo. Por eso, sigo abriendo latas de cerveza, que en un final, no requiere tanto trabajo el hacerlo y ocupa poco tiempo. Si me veo forzado a otra respuesta pues digo que no tengo sacacorchos, y si aun así me presionan…¡Perdí la botella¡. Si me regalas otra después de perder aquella estaré obligado a abrirla, pero cuando cambies la vista romperé la botella y cual epitafio podrán leer: perdón, se me acaba de resbalar…

¿Exagerado? Creo que demasiado. Ridículo sería la palabra adecuada. Si me regalas la botella, la descorchamos y con ella vacía, amenazamos a las penas, y si hace falta, las golpeamos con ella. Ya no quiero latas de cerveza…ando en busca de una botella de buen vino…o lo que sea, siempre que sea. Las cervezas son muy fáciles de abrir. Prefiero el riesgo de temer si sale el corcho o hago pedazos el recipiente que lo sujeta.

¿Medio loco por no saber lo que quiero beber? Quizás…pero le pido entonces al amigo que antes mencioné me preste algunas de sus líneas: Así debe ser su recuerdo, un vuelo de pájaro, las luces de la ciudad, un grafiti en una guagua, un piano solitario en la madrugada, un duende tramposo, una niña que se mece en un columpio, un beso como un bofetón. ¿Qué tiene que ver las cervezas, el descorchar una botella, los recuerdos y la niña en el columpio? Hace más de un año me volví adicto a recordar…recordar…coleccionar botellas…arrojar latas vacías y no logro que ningún pájaro vuele cercano a una ciudad encendida, con movimiento de guaguas marcadas por grafitis que descuadren el sonido de un piano tocado por algún duende de esos que sólo hacen trampas, y a lo lejos, cual telón de fondo, la sonrisa de una niña en un columpio imaginando besos que pasan tan deprisa como el más cruel de los bofetones.img_20160828_140754

Anuncios