img_20161002_233723_756

Por: Yuliesky Amador Echevarria

 

—Si yo le diera a un general la orden de volar de flor en flor como una mariposa, o de escribir una tragedia, o de transformarse en ave marina y el general no ejecutase la orden recibida ¿de quién sería la culpa, mía o de él?

Antoine de Saint Exupéry. El principito

 

Tengo que confesar que jamás en mis años de estudiante escuché hablar de Julio César Guanche. La primera vez que conocí de su existencia fue cuando por casualidad llegó a mis manos el artículo Derechos y Garantías en Cuba: fundamentación y propuesta, en coautoría con Julio A. Fernández Estrada. Luego de varias relecturas de este… y todavía las sigo haciendo, pude conseguir, también del propio Guanche, el libro cuestión de análisis. Bastaron pocos minutos para llegar a una conclusión, que no por rápida dejaba de ser aceptada: A este hombre no le pierdo pie, ni pisada.”

Desde hace un tiempo atrás también perseguía en la red los artículos que publicaba Fernández Estrada por el lenguaje “rebelde para algunos” y “esclarecedor para otros” que utilizaba. Quizás de forma casual, o no tan casual por el orden de colocación de los mismos, tuve el privilegio de disfrutar de la lectura de dos artículos de ambos autores en el libro homenaje al “Último de los patriarcas del Derecho cubano del Siglo XX” (Calificativo utilizado por el Dr. Andry Matilla Correa para referirse al Dr. Julio Fernández Bulté en el libro Panorama de la Ciencia del Derecho en Cuba. Estudios en homenaje al profesor Dr. C. Julio Fernández Bulté): Reflexiones en tomo al enriquecimiento constitucional cubano con elementos del tribunado romano, de Fernández Estrada y Todo lo que existe merece perecer (0 una pregunta distinta sobre la democracia), de Julio César Guanche. Hoy, la encomienda resulta mayor, pues la tarea consiste en un acercamiento a la que considero una de las investigaciones más polémicas de los últimos años en Cuba, sobre todo, por lo que el propio Raúl Castro señalaba como “lastre de una mentalidad obsoleta” que puede encuadrar al libro en lo que algunos llamarían “Publicar con recomendaciones”.

Desde la primera oración de la obra, el autor, a estilo quemarropa, da a conocer su pretensión: Este texto tiene como objeto el estudio del diseño institucional cubano de la participación ciudadana y de su capacidad para promoverla; y casi sin tiempo a recuperarnos insiste en que para ello, considera el discurso estatal revolucionario y el discurso institucional sobre la democracia en Cuba, lo coteja con su historia y su práctica política e institucional, con debates existentes sobre ella, y con valoraciones de los involucrados sobre su desempeño. Estudio este que se realiza, como señala el propio autor, desde el referente teórico del republicanismo democrático.

De alguna forma esto me recuerda a Mariano Rodríguez Solveira cuando decía que “para los revolucionarios la justa valoración del proceso histórico es el resultado de un análisis objetivo y desapasionado de circunstancias y hombres. Buscar la verdad, no ocultarla, entenderla dentro del contexto social en que se produce y, de ese modo, descubrir el hilo conductor que explica la sucesión de los acaecimientos: tal es la tarea”.

Varios son los temas que podrían suscitar un sinfín de controversias al acercarnos a ellos en la obra. Sin embargo, considero atinado resaltar la importancia que toman algunos puntos analizados en la misma, tales como El Estado de Derecho; La participación política como justificación de la democracia; así como Participación, política y poder negativo: las cuestiones sobre el tema en Cuba, tocados en su primer Capítulo titulado Marco teórico: los referentes de esta investigación.

Cuando se refiere al Nuevo Constitucionalismo Latinoamericano, deja claro que  es relevante para Cuba por una razón política fundamental: apuesta por un “socialismo” que busca procesar el cambio social a través de la proclamación del “Estado constitucional de derechos”. No resulta desatinado afirmar la clara incomodidad que podrán sentir algunos cuando se enfrenten a la idea de que esto significa una ruptura con la tradición socialista del siglo xx y la adopción de una original perspectiva republicana democrática, todo ello en contextos permanentes de beligerancia contra los procesos de cambio en curso. 

En su Capítulo II El Estado en la reforma constitucional cubana de 1992, considero que puede añadírsele la famosa frase de los Gladiadores romanos antes de entrar a la arena y llevar a cabo la batalla que podría definir el rumbo de su vida: Ave Caesar, Moritori te salutant. ¿Los comentarios de por qué? Esos sobran.

La política revolucionaria cubana posterior a 1959 como bien señala Guanche en su investigación, elaboró un concepto de democracia basado en tres claves: multiplicar los sujetos de la política, poner la justicia social en la base de la política democrática y garantizar la independencia nacional. Más adelante afirma que el Estado revolucionario crecería en proporciones, influencia y grado de programación sobre la vida social, con la razón legítima de la defensa nacional en un escenario de constante agresión imperialista. Todo ello regido por la Ley Fundamental de 1959 donde aparecía la integración social del pueblo como clave de su constitución en sujeto político colectivo.

Considero que el lector cuando se acerque a estos tópicos, debe hacerlo con ojo crítico, sin descuidar sucesos de “difícil mención” que se sucedieron en estos años a la par de transformaciones revolucionarias y que a mi juicio ofrecían en ocasiones una connotación más oscura que clara al tema de la participación en la etapa cuestión de análisis.

Más adelante, y en el mismo capítulo, hace referencia al Estado socialista en la Constitución de 1976, antecedido por 17 largos años de provisionalidad que la institucionalización resolvería teniendo en cuenta la regularización del proceso de toma de decisiones, descentralización del poder estatal y consagración del catálogo de derechos ciudadanos. Aunque utiliza el término “resolvería”, lo que hace entender que ya fue “resuelto”, y sin pretender sonar apartado de lo que un grupo llama la “línea”, considero que a cuarenta años de vigencia del Magno Texto, hay cuestiones en las que el término “resolvería”, o si quiere conjugarse de otra forma: “resolverá”, sigue estando presente casi a las puertas de una Reforma constitucional.

Pero si el lector cree que lo ha visto todo, o leído casi todo, disfrutaría decirle que apenas ha consultado la mitad del texto y que aún encontrará cuestiones que si antes vio en algún sitio bajo el influjo de camuflajes, aquí las encontrará cual mandamientos de Moisés tallados en piedra. Ejemplo de esto lo vemos cuando se refiere a los cambios acaecidos posterior a 1992 y afirma que a partir de entonces el Partido comenzó a reconocer la necesidad de un uso no dogmático del propio “marxismo leninismo”. 

No soy analista, pero sí estoy más que seguro, que el siguiente fragmento haría colapsar la presión arterial de quien pretenda “leer lo que quiere escuchar”: El funcionamiento interno del Partido no quedó sujeto en 1992 a una obligación constitucional de funcionamiento democrático. La obligación de ese tipo de funcionamiento le viene asignada al Partido por sus Estatutos y Reglamentos, que producen efectos jurídicos solo ante sus miembros. Ante el incumplimiento de los deberes del Partido solo los militantes están habilitados jurídicamente para la reclamación de derechos. Esta diferencia entre derechos de los militantes y derechos de los ciudadanos respecto a la actuación de “la fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado” contradice el principio constitucional de igualdad.

Cuando se refiere a la Separación de funciones y la desconcentración del poder, precisa que en ese espíritu la reforma constitucional cubana de 1992 introdujo transformaciones que buscan delimitar Estado, gobierno y administración de justicia y otorgar mayores poderes a las bases ciudadanas y a los poderes locales. Como acotación al tema, me gustaría saber qué piensa el autor sobre el actual proceso de separación de funciones en las provincias Artemisa y Mayabeque, teniendo como referente la experiencia llevada a cabo a partir de 1992.

Otros de los cambios a los que hace alusión es a las nuevas condiciones para la elección de jueces, las elecciones directas para conformar la totalidad de las asambleas; la eliminación de los Comités Ejecutivos de las asambleas municipales y provinciales, la creación de los Consejos Populares y la regulación del Estado de Emergencia. Menciona además la creación de la “no comprometida” Contraloría General de la República, aspecto este más apegado a nuestros días. La diversificación de la propiedad y la descentralización de la gestión estatal son temas también abordados por el autor en este capítulo.

Por su parte, el capítulo III, lleva un nombre bien sugerente El diseño institucional de la participación directa en el Estado y desde su inicio expresa que los mecanismos de participación directa consagrados por el texto constitucional cubano resultan limitados si se comparan con los establecidos por el Nuevo Constitucionalismo Latinoamericano. El mismo realiza un acercamiento al ordenamiento constitucional cubano el cual consagra diversas formas de participación directa de la ciudadanía en el ejercicio de poder, las cuales desde el punto de vista institucional son la participación en elecciones periódicas y referendos populares y en la iniciativa legislativa, así como en el ejercicio de derechos.

Deja claro que la reforma de 1992 reeditó problemas presentes en la Constitución de 1976, referidos al ejercicio de derechos: la limitada posibilidad de hacer justiciable la actuación estatal, las carencias del régimen de las garantías jurídicas de los derechos y del control sobre la constitucionalidad. Especifica también que el ejercicio de los derechos fundamentales es un recurso ciudadano de participación en la formación de la voluntad estatal. Aquí hay que dejar presente que para que esto realmente sea efectivo, debe cumplirse estrictamente lo postulado en la Constitución cuando se refiere a “con todos y para el bien de todos” y no con “algunos y para el bien de algunos”.

En el capítulo IV, El diseño institucional de la representación política en Cuba. hay muchas ideas con las que podríamos estar o no de acuerdo, pero que sin dudas representan un enriquecimiento en cuanto a debates y posibles criterios encontrados. Entre varias ideas, hay dos que me parecen esenciales: El Estado cubano ha mantenido políticas de promoción de grupos desfavorecidos a través de diferentes mecanismos y actores, pero en lo que respecta a la representación política, ellas no se corresponden con el carácter heterogéneo de la estructura social hoy existente. ¿Grupos desfavorecidos? ¿Incluye esto la comunidad LGBTI la cual actualmente se encuentra en un proceso de reconocimiento y verdadera inclusión más allá de tolerancia?.

La otra idea que merece análisis, sin descuidar las otras, es la que se refiere a que el diseño institucional no aprovecha el valor social y político de las identidades individuales y sociales que componen el espectro heterogéneo de su sociedad. ¿Significa esto que pierde oportunidades por esta política de inclusión a medias y con ellos se acerca a las políticas neoliberales donde el hombre en ocasiones no interesa tanto?.

Resulta interesante ver cómo el autor valora el papel de una de las Cenicientas cubanas, el Delegado, así como el tema de la Rendición de cuentas y el tan cuestionado proceso de Revocación de mandatos.

El libro concluye con una idea muy precisa: en la actualidad se llevan a cabo cambios acelerados en Cuba. Los procesos de descentralización parecen ser la guía de las remodelaciones. Sin embargo, cabe preguntarnos, ¿hasta qué punto el lastre de una mentalidad obsoleta, como señalara Raúl en el VII Congreso del Partido puede obstaculizar esto?. Como atinadamente señala Julio César Guanche, hasta el momento, ellas (las transformaciones) se han pronunciado básicamente sobre el campo económico, pero las transformaciones modificarán las bases políticas de lo que ha sido el Estado cubano y traerán profundas consecuencias.

Invitando a una lectura políticamente desprejuiciada del texto, me gustaría concluir con el fragmento final de la propia obra, y que al final, como ya se ha hecho habitual para los cubanos, saquemos nuestras propias conclusiones:

Existen en América latina experiencias que pueden servir de referentes a la reformulación del modelo cubano de participación/representación política, específicamente en el NCL. El diálogo con este cuerpo constitucional puede contribuir a la “actualización” del sistema institucional cubano de la participación y, en general, de la filosofía sobre el ejercicio de poder con este sentido: la ciudadanía es, en exclusiva, el poder constituyente.

 

Anuncios