Llegan los últimos días del noveno mes del año (Septiembre) y con ellos las celebraciones por un nuevo aniversario de la creación de la mayor Organización de Masas de nuestro país. Los medios de comunicación se hacen eco de ellas y se respira un aire festivo en todo el territorio de nuestra carismática isla. Para los que de forma diaria permanecemos rodeados de jóvenes por movernos en el mundo de la docencia Universitaria, hay varias preguntas que nos invaden por esta fecha: ¿Recuerdan los jóvenes estas celebraciones?, ¿Saben qué festejamos y lo que eso significa para nuestro pueblo?

Estoy seguro que si realizamos una encuesta muchos coincidirían en que ya a la juventud no le interesa nada que tenga que ver con la Historia, y han preferido cambiar parte de sus tradiciones identitarias por un celular con acceso a Internet o el capítulo de la última serie de turno.

Pero, ¿cuánto de real hay en esto? No es menos cierto que muchos han preferido olvidar parte del pasado histórico de su nación; sin embargo la experiencia nos recuerda cuán presente a estado esa situación en todas las generaciones, incluso durante los primeros años de creados los CDR, hubo jóvenes a los que nunca les interesó nada sobre este tema.

Siempre presentes están los “inquisidores modernos” con su ya gastada teoría de la apatía generacional surgida a partir de los años 90, haciendo comparaciones entre lo que según ellos fue y desapareció. Resulta ilógico pretender que nuestros jóvenes miren a través del mismo lente que lo hicieron nuestros abuelos y padres.

Ahora les toca a ellos continuar con lo logrado pero mediante su óptica. Ellos siguen recordando que cada 28 de Septiembre Cuba celebra con la Organización que más hizo por la Unidad del pueblo luego del Triunfo revolucionario y que en los momentos actuales sin modificar su objetivo fundacional, lo ha enriquecido y ampliado.

Nuestra juventud sigue estando a la Vanguardia y demostrando que más allá de los cambios que traen consigo los tiempos, hay fechas que está prohibido pasarlas por alto y no tenerlas presentes. ¿Olvidado el 28 por estar ausente la caldosa?.  Guitarra en mano y rodeados de literas en su cuarto de la Universidad tararean juntos: “En cada barrio Revolución…”. Sus abuelos y padres bailaban toda la noche vísperas a la celebración; ellos desde sus aulas realizan charlas de recordación, planifican encuentros con fundadores y si lo que llaman suerte los acompaña y no ha llovido como es usual por esta fecha, prefieren acampar en los alrededores de cualquier finca y desde allí continuar entonando: “Desde las cuadras crece mi país”.

Cabe cuestionarnos entonces como reza el título de este comentario: 28 de septiembre, ¿Fecha olvidada entre los jóvenes? Creo que esa es una interrogante que está de más hacernos, y que lo correcto sería preguntar, ¿Cómo celebran los jóvenes hoy el 28 de septiembre?. Considero que no hay formas correctas o incorrectas, olvidadas o presentes, si el deseo sigue siendo  demostrar cuán viva se mantiene la mayor organización de masas cubana que ya arribó a su Aniversario 56 de creada.

Anuncios